BIZKOR…el perro sin rumbo

Bizkor deambuló durante al menos tres meses por las calles de Otxarkoaga (Bizkaia), sin rumbo fijo, únicamente buscando comida para subsistir, aunque llevaba más de un año abandonado en Artxanda. Ayer conseguimos hacernos con él y espera un adoptante o casa de acogida.

BIZKOR

Bizkor apareció abandonado hace más de un año en el monte Artxanda, víctima de un cazador sin alma, en la soledad del monte…buscó cobijo y comida para sobrevivir y por las noches, ladraba durante horas pidiendo comida en las inmediaciones de una residencia de la beneficencia llamada “Sagrado Corazón”.

Se hacía un ovillo, bajo los árboles y dormía. Corría sin parar, sin rumbo fijo, pidiendo cariño, sin cogerlo, pidiendo un lugar donde ser feliz, sin quererlo.

Hace tres meses aparecieron otros 3 perros abandonados en el mismo lugar, y comenzó la competición para comer. Su comida ya no sería solo para él, había otras bocas con hambre y soledad, otras tres víctimas de algún cazador sin alma (todos eran perros de caza).

Tras luchar por su territorio ocupado, echaron a Bizkor del lugar. Este bajó monte abajo, sin rumbo fijo, sin hogar y cruzó carreteras y autovías, sin parar… se jugó la vida en cada carrera, pero él no dejó de luchar por sobrevivir. Llegó al barrio bilbaíno de Otxarkoaga, en su arriesgado viaje, buscó comida y amigos y se fijó en los niños, a los que seguía, y quería, quizás por su alma limpia y llena de bondad.

Pero la ciudad se convirtió en un infierno, con mil obstáculos que salvar… coches a punto de atropellarle, gente que le perseguía sin cesar y mucha tristeza al caer la noche… frío, lluvia y desesperación.

Durante más de dos meses, también fuimos sus perseguidores. Día y noche, seguimos sus pasos para sacarle de este tormento, pero él, desconfiado, corría y corría sin parar. Le vimos a punto de ser atropellado, le vimos vagar desesperado y mantuvo a muchísimas personas en vilo con la incertidumbre de no saber dónde iría a parar.

Bizkor nos dió pistas y nos llevó hasta el lugar donde dormía: la misma residencia, cerca de donde le abandonaron. Allí volvía con la tranquilidad de estar en un hogar ficticio, pero seguro, real, pero también imaginario.

Hoy conseguimos hacernos con él, en el fondo sabemos que se rindió y cayó inocente en nuestra trampa, que le sacaría de ese calvario de huida y persecución.

Bizkor, se tumbó cansado y confiado en su cárcel de salvación y nos miró con mirada dulce, entregandose a su destino, con gesto pícaro, sin echar la mirada atrás, dejó el monte Artxanda, que lo acogió, pero donde nunca estuvo su hogar… su hogar estará con  personas que lo mimen, lo cuiden y lo protejan y lo admiren por ser un perro listo y un superviviente nato. Un perro con espíritu salvaje, que burló la muerte y a la persona que no supo amarle.

APROVA ha puesto todos los medios posibles para coger a este perro, pero ahora necesitamos ayuda para costear los gastos del hotel donde se encuentra, hasta que pueda ser dado en adopción. Necesitamos gente que lo apadrine y que coopere haciendo algún donativo para su manutención. El que quiera colaborar económicamente puede hacerlo en la siguiente cuenta: 2095 0323 60 9107511484, si alguien quiere apadrinarlo puede llamar al teléfono 649679774 y preguntar por Toñy.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>